Cuidado con las estafas digitales: Estas son las más habituales

Mientras el crimen convencional cae tímidamente, se disparan las nuevas formas de criminalidad

El confinamiento nos presentó forzosamente al teletrabajo, y una de las reminiscencias de aquellos tiempos es el auge de las amenazas de seguridad electrónica y los intentos de estafa online. Los datos dan la medida del fenómeno. En su reciente Balance de Criminalidad el Ministerio del Interior plasma la evolución de la ciberdelincuencia en 2022: 375.506 delitos, un 22,9 por ciento más que en 2021 y un 72 por ciento de aumento sobre 2019, el año de referencia previo a la pandemia de coronavirus.

El pasado año las estafas informáticas (336.778) despuntaron especialmente, con un alza del 26,1 por ciento en relación a un año antes, y del 75,1 por ciento sobre 2019. Mientras el crimen convencional cae tímidamente, se disparan las nuevas formas de criminalidad. En los últimos tiempos hemos asistido a un buen número de ejemplos. Los hay llamativos, como el caso del masivo robo de expedientes de pacientes del Hospital Clínic de Barcelona, y el posterior chantaje millonario a las autoridades.

Algunos abren informativos, pero estos son tan solo la punta del iceberg. Los expertos en ciberseguridad apuntan que el verdadero peligro lo sustentan las numerosas actividades cotidianas que buscan sorprender al usuario o consumidor e impactar donde más duele, desprevenidos, con la guardia bajada. Además, muchos de estos casos no llegan a denunciarse, por lo que no figuran en las estadísticas oficiales. Conviene en este sentido estar al día de las tendencias generales en materia de ciberseguridad para así estar prevenidos.

Para continuar leyendo y obtener más información, pulsa aquí.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *