La economía del futuro está basada en trabajos invisibles: llegó la hora de reconocerlos

Tenemos que resolver una situación injusta para las mujeres y estamos ante una oportunidad para el desarrollo

Las mujeres dedican diariamente el triple de tiempo que los hombres al trabajo doméstico y de cuidados no remunerados. Y cerca del 80% de las personas que realizan este tipo de trabajos de manera remunerada son mujeres. Según la Organización Internacional del Trabajo, ganan un 24% menos que los hombres, lo que representa una brecha salarial de género más grande que en cualquier otro sector económico.

Ante la realidad que reflejan estos datos, hay dos enfoques posibles. El primero es el de la equidad de género. Trabajos como la crianza, las tareas domésticas, el cuidado de personas mayores y de personas con discapacidad suelen no estar reconocidos como tales, y aun cuando lo están tiende a ser en condiciones laborales precarias, sin acceso a la Seguridad Social y con bajos salarios. Son trabajos que recaen mayormente sobre las mujeres, que pierden, por lo tanto, oportunidades para acceder a educación y tener otros trabajos, formales y con mejores ingresos.

En América Latina y el Caribe, una parte importante de la inequidad social se sostiene con base en el mercado laboral segmentado, que discrimina a las mujeres por ser responsables de los cuidados. El trabajo doméstico remunerado supone en promedio entre el 10,5% y 14% del empleo de las mujeres en la región, lo que significa que una parte importante de la población activa, especialmente de las mujeres, lo hace en condiciones precarias y sin acceso a la protección social. Los países con mayor proporción de mujeres empleadas en el servicio doméstico son Paraguay, Argentina y Brasil. Estas mujeres ganan la mitad del salario promedio de todas las personas ocupadas (o incluso menos), a pesar de que en casi todos los países existe un salario mínimo establecido legalmente. Muchas de ellas son mujeres migrantes.

Para continuar leyendo la noticia, pulsa aquí.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *