Las dos caras del Black Friday: alivio para la gran superficie, lastre para el pequeño comercio

La distribución ve una buena ocasión para deshacerse de inventario

El Black Friday llega mañana ya consolidado como una fecha fija en el calendario de compras para el consumidor español. Ni siquiera la incertidumbre económica y la inflación hacen prever que la campaña, que ya ha comenzado en la mayoría de compañías de la distribución, se vaya a resentir, más allá de alguna previsión que apunta a unas compras más de última hora este año.

Estos días son decisivos, sin duda, para los grandes operadores, que entre noviembre y enero se juegan buena parte de su cuenta de resultados. El Corte Inglés, sin ir más lejos, reconocía en sus folletos de emisión de bonos que su pico de ventas se produce en esta fase final del año, tanto por la campaña de Navidad como por el mismo Black Friday. Según datos de Anged, la patronal de las grandes superficies, hasta un tercio de las ventas navideñas se realizan estos días, dependiendo de la categoría.

Para continuar leyendo, pulsa aquí.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *