Las otras formas de meditar del siglo XXI: ocupar las manos con artesanía para despejar la mente

Cada vez son más quienes se apuntan a talleres de cerámica, bordado o pintura en busca de una actividad manual con la que paliar el estrés de una vida pegada al móvil. Los expertos afirman que estos cursos benefician cultivar la paciencia, explorar la creatividad y hacer nuevos amigos

Apenas quedan unos minutos para las siete de la tarde de un lunes y para Ana Rodríguez, fotógrafa en una agencia de publicidad, de 32 años, las dos horas que tiene por delante se han convertido en el momento creativo “más esperado de la semana”. Desde hace dos meses es alumna de los cursos de modelado que imparte Susana López, la artista y artesana detrás de Lola Verona, un estudio de cerámica en el céntrico barrio de La Latina, en Madrid. “Me costaba mucho soltar y olvidarme del trabajo, así que busqué una actividad que me permitiese seguir usando las manos y en la que mi mente pudiera desconectar”, explica mientras se afana buscando todos los materiales necesarios para comenzar a crear un pequeño jarrón.

Cada vez son más las personas que se apuntan a talleres de cerámica, bordado, costura o pintura con los que buscan paliar el estrés y la ansiedad que provoca una vida pegada al móvil —en España, el promedio que pasa una persona haciendo scroll en su dispositivo es de cinco horas, según el informe Estado Móvil de 2022— a través de una actividad artesana que relaja y que, en muchos casos, tiene los mismos beneficios que la meditación. “La experiencia táctil de la arcilla y el barro puede resultar una experiencia meditativa que provoca una sensación de relajación y de bienestar. Los movimientos repetitivos, incluso hipnóticos, al moldear el barro calman la psique y nos ayudan a centrar la percepción en las sensaciones que nos procura el tacto”, explica Raquel Tomé López, psicóloga sanitaria, psicoterapeuta y directora del Centro Guía de Psicoterapia. “Al centrar la atención de esta forma, se favorece la desconexión de los pensamientos intrusivos, de la mente y de las preocupaciones. Como te enfocas en la creación te obliga a estar en el momento presente, en el aquí y ahora”, añade la experta.

Para continuar leyendo la noticia, pulsa aquí.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *