Programas Profesionales para personas con discapacidad:

Los colegios de educación especial velan porque sus alumnos, al finalizar su etapa escolar, puedan integrarse de la mejor forma posible tanto social como laboralmente. Después de cursar Educación Infantil, desde los 3 a los 5 años y Enseñanza Básica Obligatoria (EBO), desde los 6 hasta los 16 o 18, dependiendo del caso, comienza una tercera etapa orientada a lograr su máximo grado de autonomía. Es lo que se denomina Programas de Transición a la Vida Adulta, que después tienen continuidad con los Programas Profesionales de modalidad especial, impartidos ambos hasta un máximo de 21 años.

Los alumnos de colegios de educación especial no obtienen un título como graduados en Educación Secundaria o Bachillerato como el resto de chicos. Tampoco acceden a la conocida como Formación Profesional. Pese a ello, cursando la etapa de Transición a la Vida Adulta y, en casos de mayor rendimiento académico, Programas Profesionales, pueden ocupar puestos de trabajo acordes a su discapacidad en centros especiales de empleo y en centros ocupacionales, con o sin apoyo.

Los Programas Profesionales, de una duración de dos cursos académicos, amplían la formación general del alumno para favorecer su desarrollo personal, pero también incorporan competencias, habilidades y aprendizajes de formación profesional específica que les ayudan a formarse en un sector determinado. Además, incluyen la realización de prácticas en centros de trabajo, con el objetivo de lograr su verdadera inclusión en el mundo laboral.

Para continuar leyendo, pulsa aquí.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *