Tik Tok y la ciberseguridad: ¿un problema real o el efecto de una guerra tecnológica?

La prohibición de algunos gobiernos de que los empleados públicos instalen esta app china en sus teléfonos corporativos ha hecho saltar las alarmas

Hace unos días, Estados Unidos dio un plazo de un mes a las agencias federales estadounidenses para que eliminasen la popular red social TikTok de sus teléfonos dispositivos móviles del gobierno ante la preocupación de que los datos que la app recopila de sus usuarios terminen en manos del Gobierno chino y puedan ser utilizados para inteligencia y desinformación. Posteriormente, Canadá anunció una prohibición similar. Más recientemente, la Unión Europea ha dado de plazo hasta el 15 de marzo para que sus casi 32.000 empleados desinstalen la app de sus teléfonos corporativos alegando las mismas preocupaciones.

Por su parte, la empresa TikTok reconoció que sus empleados en China tienen acceso a la información de los usuarios, pero niega que estén influenciados por el gobierno chino. Uno de sus portavoces calificó la medida de «teatro político», mientras que la ministra de relaciones exteriores de China, Mao Ning, afirmó en una rueda de prensa: «Nos oponemos firmemente a la mala práctica de EE UU de generalizar el concepto de seguridad nacional, abusar del poder estatal y suprimir irracionalmente empresas de otros países».

Esta plataforma tiene mil millones de usuarios activos al mes, por lo que las recientes prohibiciones han hecho saltar las alarmas de muchos de ellos. ¿Se trata de un problema real o es consecuencia de una guerra tecnológica? «Cuando salen estas noticias, parece que se da a entender que se ha prohibido el uso de TikTok, pero eso no es cierto. Hoy en día, ningún país democrático ha prohibido el uso de ninguna red social, porque iría en contra de los derechos de los ciudadanos, lo que se ha hecho es limitar su instalación en los móviles que utilizan los empleados públicos de ciertos gobiernos», aclara Marta Beltrán, directora del Máster en Ciberseguridad y Privacidad de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid).

Para continuar leyendo y obtener más información, pulsa aquí.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *